Hombres: dense por completo a sus mujeres

El dinero y el amor son temas que van de la mano, parte de la tarea biológica que los hombres tienen determinada es proteger a la mujer y a su cría.  Tal vez por eso los hombres se preocupan tanto por conseguir dinero, además, porque biológicamente la mujer sabe que si el hombre puede proveer, es un indicador que está en capacidad de proteger su cría.

Anteriormente, biológicamente el hombre era el encargado de conseguir con qué mantener la mujer y la cría, mientras la mujer se dedicaba al cuidado de la misma y el hogar.  Como  se ha evolucionado, han surgiendo nuevas necesidades que van más allá de la supervivencia, es por esto, que ahora,  nos encontramos tanto hombres como mujeres con otras necesidades que trascienden lo meramente biológico.

La mujer, por ejemplo, empezó a dejar de ser simplemente una hembra para criar y cuidar de ella y pasó a ser un sujeto sexual, con posibilidad de hacer con su deseo sexual lo que quiera más allá de la procreación propiamente dicha.

Del mismo modo, empezó a hacerse responsable no sólo de su deseo sexual sino también de todos sus deseos, sueños, etc., se empoderó!  Este empoderamiento llevó a que en la dinámica de relación ya no sólo contaba el deseo de él sino también el de ella.  Es así como las diferencias en el deseo del uno o del otro no se resuelven ahora simplemente con la renuncia de la mujer a su deseo, sometiéndolo a éste, sino con la alineación de ambos por el bienestar de los dos.

De no ser así,  en este nuevo panorama, sólo les quedaría a ellos, entrar en lucha de poder con la mujer, irse a golpes con ella o a hacer “justicia” negándole el sexo, exigiéndole que pague la mitad de todo o dejando que sea ella quien termine sosteniéndolo económicamente o estimulándolo sexualmente, como algunos tristemente lo hacen hoy día.

Contrario a lo que muchos creen, una mujer empoderada es una gran aliada.   Trabajar en equipo con una mujer, de igual a igual es la mejor estrategia, como algunos lo han podido constatar en los siguientes hechos:

-Anteriormente si tenían una quiebra económica o se quedaban sin empleo, cargaban solos con este peso, con la vergüenza de sentirse incapaces de proteger su cría.   Ahora, tienen una coequipera lista a tomar el relevo mientras se vuelven a recuperar.

-Antes tenían unas mujeres frígidas que sólo vivían la sexualidad como obligación, lo que los llevaba a buscar el juego, el erotismo, la conexión profunda por fuera del hogar, al escondido, como si fueran malos.  La mujer sólo la podían ver como la mamá de sus hijos o la “otra”.  “Otra” que les generaba vergüenza y culpa.  Ahora, tienen una mujer completa, que siente, que goza, que los disfruta haciéndolos sentir completos también.

Por lo tanto, es bueno liberarse de lo que consideran “justo” o “injusto”  e integren en sus cerebros la confianza, y así les resulte ilógico, dense a sus mujeres con su dinero, su cuerpo y su amor, sin temor… Aunque no lo crean, ellas tienen una capacidad innata para ponerse en el lugar de ustedes y estar abiertas a compartir también sus riquezas, su cuerpo y su amor.

¡Feliz día mujer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *