Una semana para recordar que el amor es…

Establecer una relación de pareja en las sensaciones y emociones que se experimentan en la presencia del otro, en los encuentros amorosos y contacto físico en general, y como dice el apóstol Pablo en 1 Corintios 13: 1-3

Sino se tiene amor  de nada sirve. Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. 3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

Es por esto que las parejas estamos llamados a vivir en el amor: 

4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;

no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;

no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 (1 Corintios 13 del 4-7)

Esto no implica ser víctima del otro, como tampoco lo fue Jesús al entregarse por amor para la Salvación del mundo, esto implica dejar de pensar sólo en uno y pensar en la pareja, convertirse a ella, para que estando ambos en el mismo nivel de sentirse dignos de ser amados, amándose el uno al otro como Jesús nos ha amado.

Que esta Semana Santa nos permita encontrar el verdadero sentido del amor en nuestras relaciones.

AMA, ÁMATE Y DÉJATE AMAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *